miércoles, 27 de diciembre de 2017

Manifiesto "Así que pasen cinco años"


 ASÍ QUE PASEN CINCO AÑOS
Manifiesto
por una celebración crítica y fecunda del primer centenario 
del Concurso de Cante Jondo de 1922.

Los impulsores de este manifiesto somos personas independientes, relacionadas en diversa medida con la creación o la reflexión flamencas, que compartimos una visión determinada del arte de Silverio y de su proyección en la sociedad que lo nutre, lo acoge y a la que se debe. "Poesía -escribió Antonio Machado- es el diálogo del hombre, de un hombre, con su tiempo". El flamenco está llamado a idéntico diálogo, no puede quedarse en eco, en repetición de repeticiones; está obligado, para no morir, a dialogar y debatir (no solo sobre su presente, también sobre su pasado), a proponer e innovar.

José Manuel Gamboa, escritor y productor musical, José Javier León, profesor y autor, Belen Maya, bailaora y coreógrafa, José Luis Ortiz Nuevo, escritor y cómico flamenco y Miguel Ángel Vargas, director de escena y productor,

MANIFESTAMOS:

UNO - Así que pasen cinco años, contando desde este, de 2017, Granada puede y debe celebrar el primer centenario de aquel concurso que, auspiciado por Manuel de Falla, Federico García Lorca y una veintena larga de personalidades de la cultura, tuvo lugar en la Plaza de los Aljibes de la Alhambra los días 13 y 14 de junio de 1922. La ocasión deberá ser aprovechada de manera proactiva y consciente para elaborar un programa artístico y de reflexión que, sin dejar de recordar las buenas, las mejores intenciones de aquella iniciativa, no maquille ni oculte sus errores. Que no se convierta en una hueca efeméride, sino que sirva como favorable coyuntura para propiciar un debate franco sobre lo que el flamenco fue ayer y es hoy, y lo que puede o deba ser mañana. En son de fiesta, sin duda, pero también de análisis crítico.

DOS - Queremos hacer una llamada nada retórica a las instituciones culturales y educativas (tanto locales como autonómicas, nacionales e internacionales) y muy señaladamente al Festival Internacional de Música y Danza, para que aborden un programa revulsivo. Con frecuencia se repite en Granada, sobre todo entre flamencos, la queja por no disponer de un gran festival o concurso a imagen y semejanza de la Bienal de Sevilla o del Concurso del Cante de las Minas de la Unión. Pero Granada ya lo tiene, ya tiene ese gran festival: se llama Festival de Música y Danza y es hijo, por un lado, de aquel concurso del 22 y, por otro, de los conciertos sinfónicos que se celebraban desde 1883 en torno a nuestra fiesta mayor, el Corpus Christi, en el anillo leonado del Palacio de Carlos V. Es hora de que nuestro Festival incorpore las artes flamencas no como manifestación anecdótica o paralela o adorno pleno de color local, sino como elemento copartícipe en el mayor evento de música clásica de la ciudad, y la cita de 2022 puede ser la ocasión perfecta para consolidar ese giro deseable y necesario. No se nos olvide que el flamenco es un “arte casi clásico”, un arte de composición, debido a la “extraordinaria precisión” que exige. Son palabras de Igor Stravinsky, en 1921, un año antes de que Falla y Lorca buscaran su tesoro, supuestamente perdido, por los pueblos andaluces.

TRES - Quienes firmamos este manifiesto no sabemos si existe la marca Granada ni es nuestro deseo vindicarla. Denunciamos, en cambio, el exceso de marcas negativas con el que esta ciudad se está cargando y hacemos votos porque la necesaria celebración del centenario del 22 no sea una más, que venga a engrosar la lista de fiascos locales. No podemos permitirnos un nuevo revés, como el de la celebración del milenio del Reino de Granada, que quedó en poco más que una página electrónica, un mueble de tristeza arrumbao a la pared ciberespacial.

CUATRO - Un Enrique Morente de apenas 30 años dijo: “los intelectuales, si son de verdad y saben escuchar y sentir el cante, pueden ayudar divulgándolo, pero nunca tratando de dirigirlo o encauzarlo”. Morente resumió, en este juicio, aciertos y yerros que podemos fácilmente transferir al Concurso del 22. Consecuencia positiva suya fue la de alentar a la profesión (en contra de lo que se proponía, por cierto): tras él, el espectáculo pasa al gran formato y las figuras del género, los profesionales, disponen de nuevos y mayores aforos.   Otro efecto provechoso fue el interés por el registro y rescate gramofónico de cantes que, como el martinete, tal vez estarían extintos hoy, debido a su escaso o nulo tirón comercial.   Sin embargo, en la parte negativa del balance, la influencia de los escritos teóricos del tándem Falla-Lorca hizo que se perpetuaran estereotipos tan dañinos como el de la pureza, el rechazo de la comercialización, la consolidación poética del gitanismo y, más tarde, el duendismo, o la postergación del baile y la guitarra. A la manera del despotismo ilustrado, el 22 quiso arreglar el flamenco sin los flamencos. La conmemoración que planteamos no puede volver a reproducir tal desacierto: ha de ser un evento que les dé el lugar primordial. El flamenco es de quien lo trabaja, de sus artistas o artesanos; no es de la afición, sino de la profesión; ellos conformarán el futuro... si saben llegar al público.

CINCO - ¿Qué cantan los flamencos y flamencas de ahora? Dos siglos y medio después de la gestación de su arte, ¿qué tocan y que bailan los flamencos de ahora? ¿Cantan, bailan y tocan solo a compás o también a su tiempo, con su tiempo? ¿Al aire de hoy o solo al de ayer? Es necesario estimular la verdadera creación en un momento en que casi todo consiste en versiones de lo ya versionado. La industria y la mayor parte de las instituciones no facilitan la labor creativa, el riesgo de avanzar o volar libre. Urge también la renovación del público, que envejece veloz y sin renuevo. La ocasión de 2022 tiene que ser también la de plantearse en qué se está fallando, por eso este manifiesto se redacta desde el compromiso con la vida, con la cultura caliente, más que con el frío mármol de las conmemoraciones. Y con vocación de impacto, acicate e influencia. Para hoy mismo, para mañana y así que pasen cinco años.

En la ciudad de Granada, a 25 de diciembre de 2017, día de la Natividad, septuagésimo quinto aniversario del nacimiento de Enrique Morente.

José Manuel Gamboa - José Javier León - Belén Maya
José Luis Ortiz Nuevo - Miguel Ángel Vargas

jueves, 21 de diciembre de 2017

El Flamenco no muerde ¡Pellizca!



De vez en cuando se reúnen en la Sala Sandaru. Siempre en jueves. Van llegando poco a poco vestidos de gente normal pero se les nota a la legua que son especiales

Que me han de matar de un tiro…

De modo que ahí tienes a la farmacéutica de los zarcillos de coral, a ese cartero juncal que lleva el sombrero daleao, al estudiante sin libros y a toda esa parroquia de personajes sospechosamente excéntricos y extrañamente normales que va llenando la Sala.

y en esta calle se suena...

No son una secta pero cuando se apagan las luces y se inicia la liturgia, suspiran olés en la oscuridad invocando el espíritu del compás y recitando pa dentro un sortilegio de métrica confusa: siete-ocho, nueve-diez...un dos... 

que me han de matar de un tiro…

Y así, en silencio, con los ojos encendíos y las tripas mariposeás, aguardan religiosamente el alumbramiento del arte, la explosión de la magia, la emoción: el pellizco flamenco.

nunca llueve como truena…

A todos ellos, al tipo raro de la oficina, a la misteriosa dama del tirititrán, a los socios y a los amigos y amigas de ese templo chiquito que es El Dorado les deseamos en estos días unas felices juergas y un año nuevo con mucho duende. 

con esa esperanza vivo… 


EL DORADO 
Sociedad Flamenca Barcelonesa

Vente a los titirimundis
que yo te pago la entrá
Que si tu madre no quiere
Ay qué dirán qué dirán...
 

lunes, 11 de diciembre de 2017

Concierto Flamenco a Tres con la bailaora Patricia Guerrero, Juan José Amador (cante) y Paco Iglesias (guitarra) jueves 14 de diciembre



Siete años después de su presentación en el Dorado SFB, Patricia Guerrero vuelve a la Sala Sandaru con la mochila cargada de éxitos.
“No tengo que ubicarme, soy una bailaora contemporánea. Hago flamenco de hoy” dice con naturalidad Patricia Guerrero.

Concierto Flamenco a Tres con Patricia Guerrero (baile), Juan José Amador (cante) y Paco Iglesias (guitarra),
Jueves, 14 de diciembre de 2017, 20 h. Entradas 10 €, socios gratis.
Sala Sandaru (Buenaventura Muñoz, 21. 08018 BARCELONA).

“Tiene 16 años y baila con un desparpajo propio de una bailaora de 35. Une el conocimiento de una temprana madurez y la frescura de una juventud plena. ……Hace un baile espontáneo y rico en todo tipo de pasos y movimientos. Patricia se ensimisma en los hondones del sentimiento y la pasión y baila con todo su cuerpo. Un cuerpo que respira y vibra ajustado al más exigente compás. Patricia Guerrero ha sido una niña prodigio y hoy es una jovencísima bailaora llamada a convertirse a muy corto plazo en una auténtica figura del baile flamenco“ .

Así saludaba José Luis Navarro en su crónica para la revista La Flamenca, la aparición de Patricia Guerrero en el Ciclo +Jóvenes +Flamencos de la Bienal de Sevilla de 2006. Un año antes había ganado el concurso nacional de Ubrique y. un año después consiguió el Premio Desplante en el Festival del Cante de las Minas en La Unión.

Con ese respaldo y antes de cumplir los 18 años, dejó Granada y el ambiente familiar y se marchó a Sevilla para aprender lo que todavía no sabía. Fue a medir su capacidad para poder caminar entre los mejores, a encontrarse con gente que, como ella misma dice, “aman lo que hacen y por eso lo hacen con pasión. Se encontró con Mario Maya, Rubén Olmo, Agustín Diassera, Arcangel, Dani de Morón etc., compañeros que le ayudaron a crecer porque vieron el potencial que tenía.

Con 22 años ya fue primera bailarina del Ballet Flamenco de Andalucía y ganó el Giraldillo a la artista revelación en la Bienal de 2012 por su participación en el espectáculo Las idas y las vueltas de Arcángel y Fahmi Alqhai. En la siguiente edición se presentó con compañía propia y en la de 2016 volvió a ganar el Giraldillo, esta vez al mejor espectáculo de la Bienal por su obra "Catedral".

A sus 27 años, Patricia conduce su carrera a velocidad de crucero. Pisa firme, con esa fuerza y energía que caracteriza a su baile, tiene la cabeza bien puesta con las antenas subidas y ya sabe, y así lo dice, que en sus espectáculos tiene que dejar espacio a la improvisación para no perder naturalidad o como dice Andrés Marín “lo orgánico”.

Para este concierto en El Dorado se hace acompañar por dos magníficos músicos.

Juan José Amador
(Sevilla, 1960) Su cante firme y seguro es toda una garantía. Se curtió en los tablaos de los Gallos y el Arenal mientras compartía andanzas con sus primos Pata Negra. Ha participado en grabaciones para guitarristas de la talla de Riqueni o Cepero. Le ha cantado a todos los grandes, desde Farruco o Mario Maya hasta Israel Galván o Rocío Molina. y sigue siendo, uno de los cantaores para baile más solicitado.

Paco Iglesias (1978), el más joven de los hermanos Iglesias, toda una institución en Sevilla. Sobrino nieto de Melchor de Marchena, ha formado parte de prestigiosas compañías como la de Manuela Carraco o Cristina Hoyos y también las de Rafael de Carmen, Joselito Fernández, Joaquín Grilo, Rafael Campallo por citar algunas….

Patricia Guerrero con 16 años por Tangos (2006)


Framenco Goes Baroque & Patricia Guerrero  (Bienal Amsterdam 2013)


El Dorado, Sociedad Flamenca Barcelonesa, tiene por finalidad promover el goce, el conocimiento y la divulgación del Arte Flamenco. Para ello, organiza actuaciones de artistas flamencos, así como conferencias, cursos, audiciones y proyecciones audiovisuales, con particular atención a los aspectos del Arte Flamenco relacionados con la vitalidad creativa y la historia cultural de Barcelona y, en general, Catalunya.